Nuevos brotes de coronavirus en Italia impactan en los granos y las bolsas europeas

Nuevos brotes de coronavirus en Italia impactan en los granos y las bolsas europeas

Publicado el 24Feb

Nuevos brotes de coronavirus en Italia impactan en los granos y las bolsas europeas

por Jorge CalandriCategorías Granos, Noticias por la mañana, Valores Negociables

Los futuros de trigo de Chicago se deslizaron por cuarta sesión consecutiva el lunes, mientras que la soja disminuyó a medida que los temores sobre la rápida propagación del brote de coronavirus más allá de China arrastraron las materias primas y las acciones.

Los futuros de trigo de Chicago se deslizaron por cuarta sesión consecutiva el lunes, mientras que la soja disminuyó a medida que los temores sobre la rápida propagación del brote de coronavirus más allá de China arrastraron las materias primas y las acciones.

El Maíz extendió las pérdidas a una cuarta sesión, llegando a su nivel más bajo desde mediados de diciembre.

El contrato de trigo más activo en Chicago Board Of Trade bajó un 1,8%, después de alcanzar un mínimo de sesión de $ 5,40-3 / 4 por bushel, el más débil desde el 14 de febrero.

La soja perdió 1.1%, mientras que el maíz bajó 0.9%, luego de caer a su nivel más bajo desde el 12 de diciembre a $ 3.72-1 / 4 por bushel. La gran caída también presionó a los mercados europeos de granos, aunque en menor medida, con el punto de referencia de París que molía el trigo March BL2H0 un 0,8% a 193.50 euros ($ 209.8) por tonelada, mientras que la colza de mayo estaba 1.25% a 395.00 euros por tonelada.

La rueda nocturna de Chicago muestra fuertes bajas para la soja impactada por nuevos brotes de coronavirus que encaminan el mercado hacia mínimos.

Tobin Gorey, director de estrategia agrícola, Commonwealth Bank of Australia, dijo que el virus seguía siendo el foco del mundo en general. «Con más casos en más lugares, el virus continúa propagándose desafortunadamente».

Se teme que el brote de coronavirus en China se convierta en una pandemia con consecuencias perturbadoras y mortales para los países de todo el mundo, después de un fuerte aumento de las infecciones en Corea del Sur, Italia e Irán y los primeros casos encontrados en Kuwait, Bahrein e Irak.

El aumento de las infecciones fuera de China continental provocó fuertes caídas en las acciones asiáticas y europeas y en los futuros de acciones de Wall Street cuando los inversores huyeron a refugios seguros como el oro. Los precios del petróleo cayeron y el won coreano KRW = cayó a su nivel más bajo desde agosto. 

«Los mercados de granos están retrocediendo por los continuos temores sobre el coronavirus, ya que se está extendiendo rápidamente a otros países, un dólar estadounidense más fuerte y grandes números liberados de la conferencia AgForum del USDA la semana pasada», escribió la consultora Allendale en una nota.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) en su Foro anual de Outlook proyectó que las existencias finales de soja domésticas para el año comercial 2020/21 caerían a un mínimo de cuatro años. 

El USDA dijo el viernes que las ventas semanales de exportación de maíz totalizaron 1.25 millones de toneladas, justo por encima del extremo superior de las previsiones del mercado que oscilaron entre 700,000 toneladas y 1.2 millones de toneladas.

La semana pasada, el USDA fijó la cosecha de maíz de EE. UU. En 15.5 mil millones de bushels, lo que provocaría que las existencias finales se dispararan a 2.637 mil millones de bushels. Si se realiza, sería la mayor reserva desde 1988.

En medio de semejante panorama, en Argentina se piensa subir los derechos de exportación a la soja en tres puntos porcentuales, con una quita total del 33% de su valor FOB.

Exportaciones de carne argentina a China caen fuerte

Las exportaciones de carne argentina a su principal comprador, China, cayeron casi un tercio en enero debido a una disputa de precios con los importadores chinos y los efectos de un brote de coronavirus, dijo a Reuters el jefe de la cámara de exportación de carne del país sudamericano.

La creciente demanda de China el año pasado vio las ventas de carne deshuesada congelada argentina duplicarse a 408,500 toneladas, con un valor de alrededor de $ 2 mil millones, según muestran datos oficiales. China compró las tres cuartas partes de las exportaciones argentinas de carne vacuna, y los compradores estaban dispuestos a pagar una prima en medio de la escasez de carne de cerdo.

«El mercado ha cambiado por completo», dijo Mario Ravettino, jefe del consorcio de exportadores de carne argentinos, conocido por las iniciales ABC, que representa a las plantas empacadoras de carne responsables de preparar los famosos filetes argentinos para la exportación.

Dijo que las ventas en el primer mes de 2020 cayeron un 30% estimado en comparación con el mes anterior, ya que los compradores chinos buscaron renegociar acuerdos para reducir los precios y en medio de los efectos negativos del brote de coronavirus en la actividad portuaria. La fuerte caída mensual no se informó anteriormente, aunque el brote de coronavirus ha interrumpido más ampliamente las importaciones de carne de China, afectando a las cadenas de suministro mundiales.

La cifra estimada para enero, calculada en apenas 31,500 toneladas, sería la más baja en nueve meses después de que las ventas aumentaron durante el año pasado, con ventas en diciembre de 44,878 toneladas. Sin embargo, el mes aún estaba en aumento frente a enero de 2019. Ravettino dijo que a fines del año pasado el gobierno chino había limitado el crédito a las empresas chinas para las importaciones de carne argentina y comenzó a comprar carne de otros países con el objetivo de reducir los precios contractuales, lo que provocó la cancelación de pedidos.

«Esta situación significa que tenemos que renegociar los precios y restablecer cuándo llegará esa mercancía a China», dijo Ravettino. Explicó que los acuerdos que anteriormente eran de hasta u$s 7,000 por tonelada ahora estaban ocurriendo a hasta u$s 4,300 por tonelada. La posición más dura de China en las negociaciones de precios también impactó a los agricultores argentinos.

El productor Nicolas Lafontaine, de la provincia de Buenos Aires, dijo que en el último mes los precios han bajado, y los compradores se han vuelto más selectivos sobre qué animales comprarían. «Hubo un frenesí en el que aquellos que compraron animales para China pagaron cualquier cosa, sin preocuparse por la calidad. Ahora hay una diferenciación entre la carne enlatada de menor calidad y la carne de alta calidad», dijo Lafontaine.

Crece la tensión entre el campo y el Gobierno por la eventual suba de retenciones

LA NACION El presidente de la Federación Agraria, Carlos Achetoni, advirtió hoy que la eventual suba de tres puntos de las retenciones a la soja «tensaría aún más» la relación con el Gobierno y afirmó que un paro de comercialización del sector «es una posibilidad».

«Sin un trato diferenciado, se nos va a hacer muy difícil contener a nuestra propia representación de productores. La medida de fuerza es una posibilidad», aseguró Achetoni en diálogo con Radio La Red.

Achetoni aseguró que el Gobierno no les comunicó aún la decisión de aumentar en tres puntos las retenciones. La suba está autorizada por la ley de emergencia y sería anunciada por Alberto Fernández en la Asamblea Legislativa. «Lo hemos recibido como un trascendido, pero uno no desconoce que el Ejecutivo tiene las facultades como para tomar la decisión de hacer uso de ese 3%», dijo.

Según el titular de la FAA, el anuncio de Fernández «tensaría aún más la relación del campo con el Gobierno».

El campo, al borde del paro: la dirigencia ruralista le advierte al Gobierno que sería imprudente aumentar las retenciones

INFOBAE. En medio de numerosas versiones sobre un nuevo aumento de las retenciones a las exportaciones agropecuarias, esta semana la dirigencia del campo se reunirá con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra. Si bien hasta el momento no está confirmado el día y horario del encuentro, el mismo tendría lugar entre jueves y viernes.

Se llega a esta instancia, luego que el funcionario se comunicara telefónicamente la semana pasada con los integrantes de la Mesa de Enlace para proponer esta reunión, y con un interior productivo que viene reclamando desde hace varios días que se intensifique la protesta gremial, ante una carga impositiva que hace inviable la actividad agropecuaria en muchos lugares, y por la falta de respuestas del gobierno a los planteos del sector.

Hasta el momento el único encuentro del sector agropecuario con el gobierno, fue en diciembre pasado cuando en Casa de Gobierno el presidente de la Nación recibió a la Mesa de Enlace. Tras esa reunión los representantes de los productores solicitaron dos audiencias con el ministro Basterra, que no recibieron ninguna convocatoria, hasta el llamado del titular de la cartera agropecuaria que realizó la semana pasada.

El ingreso del coronavirus a Italia castiga a las bolsas de Europa

AMBITO. Las principales bolsas europeas abrieron este lunes a la baja con caídas superiores a 2%, y más de 4% en Milán, mientras cundía la alarma por la epidemia del nuevo coronavirus.

En Italia, que el lunes confirmó su cuarto muerto por el coronavirus, el índice FTSE MIB de la bolsa de Milán perdía 4,2%.

El índice FTSE 100 de Londres perdía 2,2%, el Dax de Fráncfort 2,9% y el CAC 40 de la Bolsa de París 2,9%.

En Madrid, el Ibex-35 cedió un 3% en los primeros intercambios.

Las autoridades italianas anunciaron el lunes la muerte de un hombre de 84 años en Lombardía (noroeste), la cuarta víctima mortal del nuevo coronavirus en Italia, donde se han registrado 165 casos de contagio.

Desde el primer fallecimiento, el viernes, las autoridades tomaron medidas de precaución en el norte del país, donde se decretaron dos semanas de cuarentena en once ciudades.

El segundo semestre de Alberto Fernández: las medidas que analiza adoptar el Gobierno si logra la renegociación de la deuda

INFOBAE. El Gobierno está en suspenso. Nadie toma decisiones y todavía quedan decenas de designaciones por concretar. En casi todas las oficinas públicas continúan directores de la gestión anterior para que alguien con firma autorice pagos elementales como sueldos o proveedores que permitan un mínimo funcionamiento. La ansiedad domina a propios y extraños.

Los sindicalistas ya saben que la cláusula gatillo es inflacionaria, una verdad de Perogrullo pero que ahora no dudan en repetir como un mantra. Saben que es el pasa/no pasa para que la nueva administración los considere parte de la solución, no del problema.

Los empresarios, en cambio, aún los que más criticaron en el último año la gestión de Mauricio Macri, están perdidos. Les habían prometido reactivación, pero el estancamiento continúa. Aumento del consumo, y por ahora solo se ve retracción. Promoción de las pymes y puesta en marcha de la obra pública y todavía no hay nada a la vista.

Sin dudas, las cosas tardan más de lo esperado. Por eso apenas se oficializó el comunicado de la primera visita en esta etapa de la misión del FMI a la Argentina, el Gobierno se apuró a convocar a una previa del Consejo Económico y Social, una “reunión técnica”, para recuperar la confianza y que no caiga el optimismo. Finalmente, las cosas están saliendo como se esperaba. Hasta la inflación se mostró domesticada en enero y volvería a bajar en febrero, menos del 2%, siguiendo la planificación oficial.

Reconstruyendo lo que allí se conversó, más diálogos previos de algunos funcionarios con esos protagonistas, es posible comprobar que el Gobierno está convencido de que podrá renegociar la deuda de un modo que le permita impulsar un crecimiento traccionado por el consumo privado, basado en el supuesto de que tendrá como mínimo dos años de gracia sin realizar pagos de sus compromisos externos.

“El crecimiento será 0 (cero) este año, pero buscamos que el salario le ganará a la inflación del 2020, aunque no a la del 2019, lo que generará un clima de confianza por un lado y de ajuste, por el otro, desplegando un nuevo ciclo que empezará a visualizarse a partir de julio de este año, y será evidente desde marzo del año próximo, cuando hay elecciones”, fue lo que un funcionario le aseguró a un líder sindical.

En cuanto a la inflación, no lo dirán jamás en público, pero pronostican una inflación que iría entre 30 y 35%, y podría ser más o menos, dependiendo de la presión que ejerzan los privados en materia de tarifas, transporte público y suba de combustibles, un asunto que está lanzado al debate público como una puesta escénica, una manera de aceptar la posición empresaria y exponerla.


Back to Top